¿Cuándo sufrimos un exceso de saliva o sialorrea?

La sialorrea o exceso de saliva es algo habitual en los bebés durante su desarrollo, especialmente entre los 15 y los 36 meses, momento en que se consolida la continencia salivar. A partir de los 4 años de edad se puede empezar a considerar anormal . En adultos es síntoma de distintos desórdenes, que pueden ir desde las más graves enfermedades neurológicas hasta la esclerosis lateral amiotrófica, enfermedad de Parkinson, pasando por fenómenos asociados a la ingestión de medicamentos.

Posibles causas de la sialorrea

Comunmente se debe a la aparición de aftas o úlceras bucales, aunque también puede asociarse a infecciones de la boca, maloclusión dental, amigdalitis, problemas gástricos e incluso a deficiencias vitamínicas y otras enfermedades del páncreas y el hígado. Si apreciamos este fenómeno, tan incómodo como limitante, es importante consultar con nuestro odontólogo o, en su defecto, con su médico de cabecera y ellos trataran o, en su defecto, le derivarán al especialista correspondiente que pueda tratar su problema y necesidades.

En los bebés, la formación de los primeros dientes suele ser una causa habitual de la excesiva producción de saliva.  Los mordedores son una de las soluciones que más alivian el dolor durante la fase de erupción dental en los bebés, pero hay que saber que esto nos lleva a un exceso de saliva.

La saliva

Las principales glándulas encargadas de la producción de saliva (parótida, submandibular y sublingual) excretan una sustancia que tiene un importante papel en la lubricación, la digestión, inmunidad y mantenimiento de la homeostasis en el cuerpo humano, y están controladas por el sistema nervioso autónomo, tanto en su división simpática como en la parasimpática.

La saliva tiene un importante papel en la protección de los dientes frente a las bacterias que provocan la caries, la degradación del esmalte y el mal olor bucal. En su estado no estimulado, el 70% de la saliva es producido por las glándulas submandibulares y sublinguales, mientras que en el estado estimulado, el principal flujo proviene de la parótida, como es el caso de la fase de masticación. La sialorrea, por lo tanto, se puede producir por una producción anormalmente alta o bien por un fallo en los mecanismos que la eliminan de la cavidad oral.

Acudir al odontólogo sin observa exceso de saliva

Durante el embarazo, los efectos secundarios de algunos medicamentos, la ansiedad, los trastornos digestivos y los problemas orales ya descritos son las causas más habituales en adultos. El babeo constante puede afectar al habla, a la deglución, provocar deshidratación, mal aliento, riesgo respiratorio por la aspiración accidental de la saliva y problemas estéticos y psicológicos, por lo que es fundamental tratarlo convenientemente, incidiendo en sus causas.

Cuando evidencie alguno de los trastornos antes mencionados debería acudir a nuestro especialista en CS Dental EDO. Él será el encargado de dar con la mejor manera de tratar el origen de la salivación excesiva.

En muchos casos, unas buenas pautas de higiene oral contribuyen a mejorar la condición de las personas afectadas por sialorrea, especialmente el cepillado y el uso de algunos colutorios, que ayudan a secar la mucosa interna de la boca.

About the Author :

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH