Ortodoncia interceptiva

Ortodoncia Interceptiva

¿Qué es la ortodoncia Interceptiva?


ortodoncia-incognito

Muchos niños padecen anomalías de oclusión. Sus dientes no encajan, ya sea por problemas en el desarrollo de los huesos, falta de tonicidad muscular o debido a malos hábitos, como: chuparse el dedo pulgar reiteradamente. En este último caso, observamos niños con imposibilidad de mantener los dientes delanteros en contacto cuando cierran la boca, observamos también desordenes en la silueta de perfil del niño. Maxilares superiores exageradamente más pequeños o inferiores mucho más prominentes, mordidas donde los dientes superiores ocluyen por dentro de los inferiores, a lo que llamamos mordida cruzada; falta de espacio para el recambio dental que provoca apiñamiento severo y la salida de colmillos en posiciones palatinas o en planos muy elevados respecto los demás dientes.

Alteraciones asociadas a malos hábitos del niño


mordida-abierta-interceptiva

Mordida abierta

mordida-abierta-interceptiva

Mordida cruzada

mordida-abierta-interceptiva

Resalte aumentado

mordida-abierta-interceptiva

Sobremordida

Muchas de estas alteraciones están asociadas a malos hábitos del niño que es bueno detectar precozmente. La mejor época para empezar a controlar estas patologías es entre los 4 y 7 años de edad. A partir de estas edades podemos influir en el desarrollo tanto esquelético como muscular y dentario del pequeño. Recordemos que el recambio de dientes temporales por los dientes definitivos empieza a los 6 años.

Las alteraciones óseas están normalmente asociadas a problemas:

De origen funcional

– Succión del dedo pulgar
– Morderse las uñas
– Deglutir interponiendo la lengua entre los dientes
– No respirar por la nariz
– Llevarse el chupete a la cama más allá de los 2 años

De origen esquelético

Malformaciones maxilares de diferentes tipos.

De carácter hereditario

Alteraciones que les acompañarán durante toda la fase de crecimiento, pudiendo necesitar más de una fase de tratamiento a lo largo de esos años.

La ortodoncia interceptiva trata de corregir anomalías en el desarrollo de los maxilares durante la edad de crecimiento, mediante aparatos ortodóncicos con capacidad para modificar estructuras musculo-esqueléticas y dentarias.

A continuación mostramos dos ejemplos de aparatología interceptiva. El primero el primero es un aparato capaz de expandir el paladar en aquellos pacientes con un paladar demasiado estrecho y el segundo puede corregir desequilibrios en el tamaño i posición entre maxilares superior e inferior:

Ejemplo: Expansor Transversal del Hueso Palatino

Otros aparatos de ortodoncia interceptiva

ortodoncia-interceptiva-funcional

Luego tenemos otros aparatos, los llamados funcionales, que interfieren en el efecto que hace la musculatura oral sobre la arquitectura oseo-dentaria. Aprovechan la fuerza de unas zonas musculares determinadas e inhiben otras, para mover estructuras hacia un lado u otro de la cavidad oral.

Por ejemplo, en los casos de tener la mordida abierta por interposición lingual al tragar, conocido en nuestro sector como deglución atípica, colocamos un aparato portador de una rejilla en el paladar que hace de tope a la lengua para evitar que esta presione los dientes delanteros. Al dejar de hacer fuerza sobre los incisivos, la musculatura del labio superior ayudará a reposicionar los incisivos de nuevo a su lugar.
ortodoncia-interceptiva-lingual

La mejor época para llevar a cabo estos tratamientos interceptivos es de los 7 a los 11 años de edad y suelen tener una duración de 6 a 12 meses.

Si logramos interceptar estas patologías oclusivas antes de la finalización del periodo de crecimiento óseo, a los 14 años en niñas y 16 en niños, aproximadamente, evitaremos tratamientos más complejos en la edad adulta que puedan requerir cirugía ortognática.
ortodoncia-interceptiva-mordida

Posteriormente a esos 12 meses de tratamiento interceptivo, es muy importante terminar la terapia con la ayuda de nuestra logopeda, Marina Pintanel Morral. Ella es la persona indicada para corregir los malos hábitos que han llevado al niño a tener esos problemas de cierre dental. Sólo con su ayuda, podremos asegurarnos de que esos trastornos no vuelvan a aparecer.

Escríbenos…

Si tienes cualquier duda o quieres solicitar información sobre nuestros tratamientos, rellena el formulario y te responderemos lo antes posible.

Nombre y Apellidos*

E-mail*

¿Qué tratamiento necesitas?*

Descríbenos brevemente tu caso

…O llámanos al 93 249 00 80

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH