¿Cómo aparecen las caries dentales?

La caries es una de las infecciones bucodentales más frecuentes, tanto en adultos como en niños. Aunque en muchas ocasiones no se le dé demasiada importancia, lo cierto es que la caries, en sus etapas más avanzadas, puede, incluso, llegar a destruir el diente por completo. Y es que la caries ataca de manera progresiva a todas las capas del diente afectado: de la más superficial a la más profunda.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) señala que la caries es el tercer trastorno sanitario después de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer a nivel mundial; y se estima que entre un 60% y un 90% de los niños en edad escolar padecen caries. Normalmente, suele aparecer en los niños y en los adultos jóvenes, pero, como hemos apuntado, puede afectar a cualquier persona.

Nuestro organismo alberga, de manera totalmente natural, un amplio abanico de bacterias. La gran mayoría de ellas son inocuas e incluso algunas necesarias para el propio funcionamiento del organismo. En la boca, tanto la saliva como las bacterias y los restos de comida se acaban mezclando en la superficie de los dientes, formando así lo que se conoce como placa dental, la cual se elimina mediante el cepillado. No obstante, si esta placa no se elimina, termina por atacar al diente en cuestión de forma progresiva.

Una vez la placa dental se acumula en los dientes, si no se elimina, la caries comienza a hacer acto de presencia en forma de orificios. Generalmente, la caries no duele, a menos que haya afectado a los nervios, haya llegado a causar una fractura en el diente o nos haya provocado una infección mayor con afectación de los tejidos circundantes. Si no se trata en sus primeras fases, puede llegar a destruir el interior de los dientes llegando incluso al extremo de su destrucción completa y tener que realizar la extracción de los mismos.

Una de las causas de tener caries se debe a los carbohidratos, (azúcares y almidones), muy frecuentes, por ejemplo, en los refrescos. Conviene tener en cuenta que aquellos elementos pegajosos aumentan también el riesgo de padecer este trastorno. La OMS hace años que establece que el consumo de azúcar es una de las principales causas de tener caries.

Por lo tanto, la dieta juega un papel fundamental en la formación de caries; es más, la alimentación inadecuada es la causa principal de esta dolencia. La comida o bebidas ácidas producen erosión en los dientes.

Además, la falta de higiene es otra de las grandes causas de la aparición de la caries, por lo que llevar una correcta limpieza bucal y visitar al odontólogo para revisiones periódicas son algunas posibles soluciones para evitar su aparición. Una gran parte de las caries se descubren en sus fases iniciales, cuando el dentista realiza algún chequeo rutinario. Las radiografías dentales también nos ayudan a detectar caries escondidas que no somos capaces de observar a simple vista.

Síntomas de las caries

Como hemos mencionado, esta infección no suele presentar síntomas en sus primeras fases. Sí pueden aparecer algunos a medida que el trastorno va progresando. Es habitual observar hoyuelos o agujeros en la cara más superficial de los dientes. Sobretodo en aquellas donde hay surcos. Las caries pueden presentarse como una sensación dolorosa en los dientes, sobre todo después de consumir bebidas o alimentos dulces, fríos o calientes. Cuando se complican, las caries dentales pueden llegar a generar incapacidad para morder los alimentos y producir infecciones que puedan precisar atención sanitaria urgente.

About the Author :

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH